miércoles, 19 de octubre de 2016

Fluido - definición

Para poder hablar de fluidos, hay que comenzar diciendo que este es un "medio continuo" que está formado por una sustancia y que específicamente la atracción entre sus moléculas (fuerza cohesiva) es débil (por que de lo contrario estaríamos hablando de sólidos). Adicionalmente, y cómo se verá después, se diferencian según la fuerza de atracción (débil o fuerte) en líquidos y gases. Los fluidos son elementos o sustancias que cambian de forma sin que existan fuerzas que que los lleven a recuperar su forma original (contrario a un sólido deformable donde existen fuerzas restitutivas que hacen que estos regresen a su forma original)[3].

By User:Anynobody [CC BY-SA 3.0 or GFDL], via Wikimedia Commons

Cuando hablamos de "medio continuo" estamos haciendo referencia a una porción de material (una sustancia) a la que se le puede describir adecuadamente su comportamiento por un modelo unificado para la mecánica de sólidos deformables, sólidos rígidos y fluidos, denominada normalmente mecánica de medios continuos (MMC)[5].

Se diferencian los líquidos de los gases básicamente en que los líquidos mantienen su propio volumen, mientras que los gases toman el volumen del recipiente que los contiene. Adicionalmente se puede decir que los gases son mucho menos viscosos que los líquidos[3].

En el libro "Introducción a la Mecánica de Fluidos" [1] definen fluido como "Sustancia incapaz de resistir fuerzas o esfuerzos de corte, sin deformarse, por pequeño que sea este esfuerzo (capaz de fluir)".

Además los fluidos los clasifican en Líquidos y Gases y los definen así:

Un líquido es una sustancia que está sometida a fuerzas intermoleculares de unión, lo que hace que tenga un volumen definido, aunque su forma está definida normalmente por el recipiente que lo contiene. Eso quiere decir que un líquido en un recipiente, lo ocupa totalmente (hasta su nivel) sin importar la forma de este. Cuando se habla de nivel se quiere decir que el líquido suele presentar una superficie libre. Los líquidos normalmente se toman incompresibles, aunque en realidad son poco compresibles ya que su densidad varía poco cuando se cambia su presión y/o temperatura[1].

Un gas es una sustancia conformada por partículas en movimiento que chocan entre si tratando de separarse, por lo que un gas no tiene ni forma ni volumen definidos. Por tal motivo, y diferente a los líquidos, un gas llena completamente el recipiente que lo contenga[1].

Mientras que en el libro de "Fundamentos de Mecánica de Fluidos"[2] se diferencian los líquidos y los bases básicamente por su compresibilidad, indicando que en los líquidos (por ejemplo el agua) esta es baja, mientras que en los gases (por ejemplo el aire) esta es baja.

En este mismo libro definen un fluido como una sustancia que carece de forma propia y que por lo tanto un fluido adopta necesariamente la forma del recipiente que lo contiene[2].

Fuentes:
[1] Duarte Agudelo, Carlos Arturo y Niño Vicentes José Roberto. Introducción a la Mecánica de Fluidos. Universidad Nacional de Colombia - Facultad de ingeniería. Colección 145 años.

[2] González-Santander Juan Luis y Castellano Estornell Gloria. Fundamentos de mecánica de fluidos. ECU Editorial Club Universidad. ISBN: 978-84-16113-13-2 (e-book v.1.0)

[3] Fluido. (2016, 23 de septiembre). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 20:58, octubre 19, 2016 desde https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Fluido&oldid=93867061.

[5] Mecánica de medios continuos. (2016, 17 de junio). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 21:10, octubre 19, 2016 desde https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Mec%C3%A1nica_de_medios_continuos&oldid=91757165.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario